archive-uy.com » UY » F » FEDELAGROTTA.COM.UY

Total: 333

Choose link from "Titles, links and description words view":

Or switch to "Titles and links view".
  • Reportaje al Dr. Domingo Arena por Lorenzo Batlle Berres « El blog de Fede Lagrotta
    para el teatro Mi intervención activa en el diario se produjo después a raíz de una huelga de redactores que le hicieron a Batlle de la cual siempre decía con mucha gracia llevándome a los redactores creyeron llevarme el diario DON DOMIGNO ARENA ASOMA A LA VIEJA IMPRENTA Hemos avanzado unos pasos por el túnel de moreras Hemos tomado hacia la izquierda por un senderito de piedras loza que bordean naranjos en flor Homos trepado una pequeña escalera Atravesado un gran hall cuadrado silencioso severo al que llega tímida la lejana luz del día y nos hemos instalado en un cuartito pequeño y alegre que da hacia el fondo de la quinta Don Domingo se sienta junto al gran ventanal León se echa a su lado recostado en sus rodillas la cabezota tan hermosa y expresiva Yo aguardo en el escritorio lápiz en mano y parece mentira a los dos viejos periodistas no se nos ocurre como empezar Entonces él me dice Si quieres pregunta lo que te interesa Yo te contesto Bueno don Domingo comencemos ordenando su relato sobre la primera vez que asomó a EL DIA Eso es Me parece bien así Mira como ya te dije fue allá por el año 89 Cansado en Tacuarembó de fundirle negocios a mi pobre padre pensé un día venirme a Montevideo decidido a estudiar Coincidiendo con esta firme determinación mía el gobierno dictó una ley según la cual todo estudiante que hubiese cursado hasta séptimo año de instrucción primaria podía ingresar en la Universidad Yo aún cuando había ido poco a la escuela pues lo más que sabía me lo había enseñado el cura del pueblo le eché el ojo a un viejo y buen maestro que había en Tacuarembó De inmediato me di a cultivarlo abrumándolo con atenciones y regalos pues proveyéndome de botines en la zapatería de mi padre calcé gratis al maestro a su mujer e hijos con tal prodigalidad que a los pocos meses partía yo para Montevideo dueño del certificado salvador Fue entonces que conocí a Carlos Travieso por cuyo intermedio me hice amigo de Santa Ana Con frecuencia iba pues a la imprenta a visitarlos que entonces estaba instalada en la Plaza Independencia más o menos a la altura de donde es hoy lo de Zito Mis recuerdos de esa época son algo vagos Los evoco como a través de una niebla EL DIA ocupaba un local largo y oscuro Entrando a la derecha estaba la redacción con tres o cuatro mesas en las que se escribía A la izquierda trabajaban los tipógrafos y allá al fondo se veía a don Fermin Silveyra el administrador Travieso me animaba con calor para que me iniciase escribiendo pero yo me resistía enérgicamente pues estaba seguro de no tener condiciones para ello Confesaba en verdad cierta facilidad de palabra pero me consideraba incapaz de escribir Por ejemplo yo sentía que si viese caer a un hombre de un tranvía no sabría cómo narrarlo a los lectores del diario Sin embargo tanto insistió Travieso que un día hice una croniquilla de teatro que no me salió del todo mal y luego escribí sobre un crimen que vi cometer en la esquina de la casa en que entonces yo vivía Recuerdo que era una crónica larga abundante en detalles y que les gustó mucho a Travieso y a Santa Ana Pero allí quedaron en absoluto suspendidas mis funciones periodísticas Continúe con mis visitas bastante asiduas pero para marcharme luego dedicado de firme al estudio Don Domingo calla perdida la mirada en la lejanía como si lo embargasen los viejos recuerdos León se despereza estirando su ya cansada pata coja Más allá del ventanal asoman las copas de los naranjos que se alinean en largas filas cubiertos de azahares La rueda mohosa del molino da una vuelta chirriando y se detiene a tiempo que grandes palomas alzan el vuelo y allá en lo alto en el espacio azul un aeroplano como un gran pájaro de tendidas alas va trazando caprichosos giros grises Rompo el silencio preguntando Y cuando fue doctor que ingreso usted a la redacción de EL DIA Verás Se produjo la mudanza de la imprenta al local de la calle 25 de Mayo Yo continuaba con mis visitas esporádicas pero ya nadie me hablaba de entrar al diario hasta que un día los redactores le hicieron una huelga a Batlle yéndose con Arturo Brizuela que era propietario de La Tarde Don Pepe se quedó solo sin más que Travieso y Santa Ana en la redacción pero consiguieron de inmediato el concurso de Fernández y Medina secretario entonces de El Bien Travieso acordándose de mis croniquillas me mandó buscar enseguida accediendo yo entonces a ayudarlos Me inicié arreglando algunos sueltos a veces también me mandaban en busca de noticias La imprenta con la mudanza había tomado una fisonomía distinta en la redacción las cuatro mesitas habían sido substituidas por una grandota muy larga en la que escribíamos todos Después había un escritorio chico y por último el de don Pepe de muebles inverosímiles pues eran uno presuntuosos sillones de extraños tapices destartalados en los que se iba amontonando el polvo de los años La redacción la componían Baldriz pequeño y bigotudo que hacia marítimas con letra redonda y amplia tan amplia que con unas cuantas palabras llenaba un renglón y con unos cuantos renglones la carilla Mansilla la antítesis de Baldriz pues escribía con letra tan apretada que parecía siempre empeñado en economizar papel Era Mansila el repórter más activo que teníamos Se mantiene batllista irreductible Baldriz guardaba en la imprenta un pequeño perrito al que llamábamos secretario considerado por todos como la mascota de la casa Baldriz le llevaba comida y lo hacía con tal prodigalidad que lo mató de una indigestión lo que nos habría desolado de no aparecer enseguida un águila a sustituir al infeliz Secretario Después teníamos a Torrendell de aspecto sacerdotal que parecía también un mosquetero español pues era erguido tieso muy disciplinado muy erudito hacía hermosísimas crónicas teatrales y críticas literarias y las sigue haciendo con éxito lisonjero en Buenos Aires como me lo hizo recordar con un libro suyo reciente que me envió con una dedicatoria que me emociona todavía a Sandez un hombre también alto y flaco De bigotes lacios caídos era medio aindiado y de mirada fría hablaba poco No sonreía jamás Era hijo de un célebre coronel Sandez al que no sé en dónde le dieron no sé cuantos lanzazos sin conseguir matarlo De una gran lealtad a Batlle se mantuvo en el diario hasta su muerte Después teníamos a Castilla un hombre muy menudo muy bondadoso muy competente Con frecuencia mientras trabajaba se apretaba el corazón con la mano derecha pues decía sufrir una gran enfermedad que no se la tomábamos en serio y que un día lo mató De repente pasó por la imprenta dejándome una impresión deslumbradora Bernardez desmadejado metido dentro de un amplio jacket eternamente bizco insignificante con sus bigotes y pelos caídos pero escribiendo con una facilidad y brillantez a lo que yo no estaba acostumbrado y que no me lo presento como a un fenómeno nunca visto Cuando se alejo de la casa siempre lo seguí con interés pareciéndome un fenómeno en eterno crecimiento Este fue el núcleo del personal con quien yo me encontré y que naturalmente fue creciendo y desapareciendo con el tiempo Enumerarlos sería hacer la crónica completa de EL DIA Seria intentar un desfile abigarrado pintoresco muchas veces doloroso y habría que incurrir forzosamente en omisiones lamentables pues no sería posible hablar de personajes para mí inolvidables pero a quienes EL DIA ya no quiere recordar Don Domingo queda de nuevo en silencio La vieja rueda del molino comienza a girar a girar chirriando Alzan espantado vuelo las palomas empapando en luz sus grandes alas y allá lejos entre los árboles el jardinero canta con voz profunda y sonora VIDA DE INTENSA BOHEMIA Yo pregunto Doctor Y la empresa en aquella época EL DIA hermano iba desenvolviéndose penosamente con grandes dificultades No siempre había dinero para el papel El personal se pagaba mal y cuando se podía Los más modestos de los empleados tenían fuertes créditos en la casa Sólo a los que declaraban que ya no podían más con cualquier sacrificio se arreglaban cuentas y se iban Hacíamos intensa vida bohemia El primer problema de la redacción era el desayuno pues no teníamos seguro más que el mate amargo Cuando podíamos se mandaba por café a lo de Marini que estaba en la esquina Ese café recuerdo que se hizo permanente con la presencia de Marella a quien veíamos como a un potentado y que apareció con la manía del periodismo pues trabajaba gratis Pepe Ríos Silva un gran cronista policial agregó el medio pan francés untado con manteca y espolvoreado con azúcar que nos salía a vintén por cabeza Los cigarros los costeaba algo inconscientemente don Pepe que era gran fumador entonces Llegaba Batlle ponía un atado arriba de la mesa y se distraía por cualquier motivo que aprovechábamos para fumárselos El un poco extrañado de haber fumado tanto mandaba entonces buscar otra cajilla Tomábamos también caña con tangerina que resultaba riquísima pero apenas nos daban como para llenar un dedal por vintén En los raros días de abundancia o cuando aparecía algún voluntario generoso nos embuchábamos en el almacén de la esquina con un chorizo con huevos Con la ayuda de Marella me inicié yo en los temas médicos El iba a visitar hospitales y me traía noticias de operaciones fantásticas espeluznantes Claro está que me traía los datos adulterados y que yo los adulteraba más aún pero me causaba gran indignación cuando algún médico amigo se empeñaba en hacerme ver los disparates que escribíamos Sólo que lo hacíamos con elegancia y originalidad Nuestros personajes abrían como carniceros cosían como sastres hacían maravillas que ellos mismos desconocían BATLLE PERIODISTA Don Domingo y sus recuerdos de Batlle en el diario Mira hermano don Pepe fue para mí durante mucho tiempo algo así como un personaje misterioso No misterioso no digas pone mejor simbólico Me producía una impresión extraña que no acertaba a definir bien y eso me inspiraba gran respeto a punto de no animarme a llegar a él yo que siempre fui tan fácil de llegar a la gente Cuando aún no lo trataba lo recuerdo envuelto en un gran levitón verdoso y engalanado Yo lo miraba como una estatua en movimiento de súper medida La sorpresa se hizo admirativa cuando lo vi por primera vez en la playa en traje de baño su contextura muscular me hizo pensar en la figura central de un gran fresco de Miguel Ángel Ya más en contacto con él la levita había desaparecido era entonces el hombre de trabajo que usaba un jacket amplio desabotonado y que en los días de frio se envolvía en un gran sobretodo que le llegaba hasta los pies Lloviese o no llegaba temprano a la imprenta Era intermitente en las tareas Le daba por trabajar o por no hacerlo Por escribir o por corregir Llegaba Por regla general no nos saludaba Si encontraba un claro en el personal preguntaba por el ausente sobre todo en la época en que le daba por la inspección del personal Después solía pasearse por el salón fumando y silbando bajito como en un siseo Caminaba a grandes pasos las manos atrás y el busto inclinado hacia adelante pues todavía no tenía el hábito de tomarse la cadera eso vino después Se sentaba en un extremo de la gran mesa y trazaba el plan que había concebido escribir sí escribir corregir si corregir Me acuerdo de que tradujo casi todo el asunto Dreyfus dictándomelo a mí En cuanto llegaba Santa Ana se ponían a conversar en voz alta Nosotros trabajábamos El único que se atrevía a interrumpirles era yo que de vez en cuando decía Qué es Santa Ana Nada me contestaba él hablamos del frio Don Pepe al escuchar esto quedaba un instante en suspenso mirando a Santa Ana que le aclaraba bajito No Batlle Arena es muy curioso pero se satisface con cualquier cosa que se le diga Y en realidad yo seguía escribiendo Batlle era un artista del suelto corto Por regla general cuando iniciaba sus famosas polémicas lo hacía en forma enérgica pero sin recurrir a la violencia Trabada la discusión sentía la necesidad de superar al adversario de ahí que forzosamente terminase en conflicto cuando el contrincante no cedía Cuando contestaba en una cuestión apasionante rara vez dejaba de tener el diccionario a su alcance para medir de manera exacta lo que le decían y lo que había de contestar De ahí que fuera tan preciso y cuando era necesario tan hiriente Cuando yo lamentaba la trascendencia a que llegaban sus discusiones ponía un gran empelo en demostrar que él no era el primero en comenzar que sus palabras eran enérgicas pero sin llegar al insulto jamás y que sólo el desmán de los adversarios que le atribuía muchas veces al desconocimiento del valor de las palabras empleadas lo obligaban a recurrir a la violencia Batlle tenía dos aspectos como escritor bien definidos cuando escribía en frio cuestiones doctrinarias resultaba extraordinariamente lento Ponía grandes intervalos entre palabra y palabra pues se distraía pensando en otras cosas o rumiaba ideas sobre lo que estaba tratando Pero cuando lo aguijoneaba la pasión o lo apremiaba el tiempo se transformaba Entonces no sólo concebía vertiginosamente sino que elaboraba con la misma rapidez los párrafos más brillantes en los que lo he visto herir más profundamente y con mayor espíritu artístico se los vi hacer mientras del taller urgidos por la hora del cierre le arrancaban las carillas a medio escribir A nosotros Batlle nos deslumbró desde el primer momento El entonces no intervenía sino en lo que le parecía grave y no hacía sino sueltos tipos que Santa Ana se aprendía y nos lo recitaba de memoria OTROS PERSONAJES DEL PASADO Arena y de otra gente de los viejos tiempos Uno de los que llegó a engrosar el personal de redactores fue Héctor Volo Cuando apareció en EL DIA venía de Italia su país natal donde se decía que llevó una agitada vida de conspirador Como buen carbonario resultaba Volo un hombre desconfiado Tenía siempre un aire de misterio sobre todo gracias a sus inseparables gafas negras Por regla general hablaba despacio y en cuanto llegaba Batlle se iba a cuchichear con él En la época de efervescencia política cuando el ambiente estaba cargado y había en EL DIA una atmósfera de duelos Volo parecía siempre dispuesto a batirse o a hacer batir Una vez comenzó Volo a recibir las visitas de un hombrón extraño que recuerdo grandote macizo y que le metió en la chola que yo era espía de Borda Se dijo eso en el diario y cuando la estupidez llegó a mis oídos fui al patio donde se encontraba Volo y tomándole de las solapas del saco lo sacudí enérgicamente a pesar de sentirme ya atáxico exigiéndole explicaciones y como era fundamentalmente bueno se apresuró a calmarme Era Volo un espiritista inocente Años después me visitó un día en mi quinta y estábamos almorzando cuando sentimos unos golpes extraños que Volo enseguida atribuyó a los espíritus Yo salí para averiguar y era un peón que golpeaba sobre un clavo Después el ambiente fue ensanchándose y comenzaron algunos a visitar la pobreza de la casa Llegó Roberto de las Carretas alto elegante muy fino vestido a lo poeta con traje claro corbata grande de moño y gancho de anchas alas No se separaba jamás de su elegante junquillo Publicaba en EL DIA sus hermosos versos Solía enamorarse platónicamente Roberto miraba admiraba y soñaba Uno de estos amores le inspiró uno de sus más exquisitos folletos creo que se llamaba Sueño de Oriente Con él Fernández y Medina y Torrendell se formó como un cenáculo literario en el que yo hacía de pinche Estaban entonces muy en boga las teorías naturalistas y yo alentado por Fernández y Medina y Torrendell que a raíz de mi primer cuento que me corrigió Travieso comenzó a llamarme feliz cuentista me dio por tomarme en serio como literato y comencé a hacer literatura en el diario para disgusto de Batlle pues un día se me ocurrió describir el baño de unos soldados desnudos en la playa y otra vez una pobre perra que daba cría Eran cosas que escapaban al debido control pues como todos éramos literatos aquello estaba pésimamente organizado Después llegó Figari el glorioso pintor de un tesón extraordinario se convirtió en gran compañero nuestro En forma comunicativa nos embarcó a todos en la defensa del caso Almedia que el sostuvo con tanto tesón como desinterés Y llegó Tax Teófilo Díaz que escribía notas aceradas de una ironía incómoda y tan vanidoso y apasionado que un día me dijo estos literatos que viven de lo ajeno Mira esta imagen de la pava entre las yerbas que parece una perdiz era mía Era un espíritu de extraordinario humorismo Recuerdo esta anécdota Estando en el Tribunal de Apelaciones y siendo juez de feria intervino en un asunto en el cual una de las partes se desbocó y decía al final de su escrito Usía dispensará que me desahogue ante la justicia porque el contrario me exaspera Y Teófilo dictó un famoso auto que decía Désele por desahogado con costas No puedo olvidar como se animaba y congestionaba en la discusión su rostro redondo de ojos saltones terminando en una perilla mefistofélica Don Domingo echa a reír Con toda su alma ruidosamente ríe los alegres recuerdos del pasado Sus brazos enfermos tras inútiles tanteos logran al fin tenderse y se abren señalado un amplio círculo en el vacío para caer después inertes agotados por el esfuerzo Y tienen una impresión imposible de describir con palabras los ademanes de don Domingo pues se diría que más que la enfermedad ata a

    Original URL path: http://www.fedelagrotta.com.uy/reportaje-al-dr-domingo-arena-por-lorenzo-batlle-berres/ (2016-02-15)
    Open archived version from archive

  • La multa, el reloj y la araña. Manuel Flores Mora. El Día. « El blog de Fede Lagrotta
    de tiempo Dime cuánto tiempo cuánta vida de tiempo eres capaz de almacenar dentro de ti y te diré cuán culto eres Bruto es aquel que no es capaz de sentir ni siquiera el tiempo de la propia vida Ese que actúa como si hubiera nacido ayer El castrado de su infancia No el que no tuvo infancia Digo el que la olvidó El que la dejó simplemente morir y es capaz de afrontar el mundo los mundos sin ella A la inversa culto no es el que leyó obviamente más libros Sino el habitado por pedazos más grandes de tiempo El que deambula por las calles con la conciencia de algunos siglos anteriores dentro de sí El que lleva a Velázquez o a Bach una tradición cualquiera a Lope o por lo menos a la decimonónica genialidad del Martín Fierro en la memoria Los samurái como los romanos como tantos otros pueblos organizaron la cultura sobre el recuerdo de los antepasados Los que pelaban de lado y lado en Troya sabían y por Homero lo sabemos que antes habían existido hombres más grandes Un hombre sólo puede crecer hacia adelante cuando previamente ha crecido hacia atrás incorporando frutos espirituales de otros hombres y así sólo así haciéndose mejor y más noble Es lo que se llama cultura Cultura es eso sólo Una raya amarilla Me vuelvo a excusar Es una anécdota de tránsito Un sucedido de raya amarilla y de multa Hace más de un año un entrañable amigo me prestó en España un automóvil Fue en agosto de 1977 y aproveché para irme a Andalucía a Medina Sidonia a Vejer de la Frontera a Arcos a Cádiz Ahora me entero perplejo que también fui a Jaén o cerca de Jaén Este año con la mima encantadora espontaneidad me tienden la llave del automóvil En España no se pide prestado un automóvil Lo ofrecen sin que lo pidas Sólo que esta vez un poco en broma me ruegan que no atraviese la raya amarilla de la carretera Particularmente si es doble Con aplomada naturalidad contesto que en Uruguay también hay rayas amarillas y que mi costumbre es respetarlas Sólo consigo que insistan y me agreguen que sobre todo no hay que pasárselas en repecho y menos sobrepasando a otro coche en un tramo de sobrepaso prohibido No sé honradamente de que me hablan No es por la multa que hemos pago con gusto me dicen Es para que no te mates y para que no me retiren el permiso de conducir Pues por mí no será respondo En Uruguay No fue en Uruguay Fue en Jaén En mi vida he estado en Jaén Bueno me dicen Cerca de Jaén Cuando estoy enterado del todo entre risas me muestran por fin lo que la policía mandó a mi amigo Es una multa Además una fotografía Están la fecha y la hora Está la matrícula del coche Está el coche en el repecho fotografiado desde un helicóptero casi del todo más

    Original URL path: http://www.fedelagrotta.com.uy/la-multa-el-reloj-y-la-arana-manuel-flores-mora-el-dia/ (2016-02-15)
    Open archived version from archive

  • Epitafio de Rafael Batlle Pacheco a Batlle y Ordoñez « El blog de Fede Lagrotta
    Morin 4 229 views Servicio no AHORA SI disponible en Uruguay Street View de Google y Montevideo 3 715 views LAS INSTRUCCIONES DEL AÑO XIII Texto completo 3 335 views Émile DURKHEIM Las reglas del método sociológico Cap V Parte IV 2 843 views El impulso y su freno Carlos Real de Azúa 2 535 views El concepto de ciudadanía y su articulación con el concepto de representación política según la definición de Cotta 2 516 views Puede usarse el concepto populismo para describir la experiencia neobatllista en nuestro país 2 370 views El Colegiado en Uruguay Opinión de Batlle Arena y Frugoni 2 116 views REFORMAS POLÍTICAS EN EL URUGUAY COLEGIALISMO 2 051 views EL EJECUTIVO COLEGIADO EN EL URUGUAY ARTICULOS FUNDAMENTALES DE LA CONSTITUCIÓN DE 1917 2 030 views Trinidad Flores 19 de Setiembre 1 724 views Varios efectos del amor 1 661 views Giuseppe Garibaldi 1 586 views Propuestas en el Parlamento Actualizado 30 05 2012 1 127 views Violencia y Criminalidad en Uruguay Evolución 1 050 views Etiquetas Baltasar Brum Banda Oriental Batlle y Ordoñez caravana Cita ciudadanía Colegiado Colegialismo Constitución democracia demografía desarrollo diario el dia Domingo Arena Educación EMILIO FRUGONI energia Epitafio facultad Federico Lagrotta Filosofía fotos Garibaldi Historia impuestos José Artigas José Marti Julio Cesar Grauert Keynes Ley Libros lista 10 Manuel Flores Mora Max Weber medios de comunicación Montevideo noticias Palacio Legislativo Partido Colorado políticas de estado Revolución Quebracho Sociología vamos uruguay Vaz Ferreira Viajes Minientrada Epitafio de Rafael Batlle Pacheco a Batlle y Ordoñez Hacer el bien sin esperar ninguna recompensa en la vida ni en la muerte Ser más fuerte en el dolor y ser más fuerte cuando por un ideal aunque sepamos que llegar a él no nos es dado mas saber que en la senda por donde vamos

    Original URL path: http://www.fedelagrotta.com.uy/epitafio-de-rafael-batlle-pacheco-a-batlle-y-ordonez/ (2016-02-15)
    Open archived version from archive

  • ¡El trabajo libre de impuestos! EL DIA – Octubre 20 de 1946 – « El blog de Fede Lagrotta
    José Marti Julio Cesar Grauert Keynes Ley Libros lista 10 Manuel Flores Mora Max Weber medios de comunicación Montevideo noticias Palacio Legislativo Partido Colorado políticas de estado Revolución Quebracho Sociología vamos uruguay Vaz Ferreira Viajes Minientrada El trabajo libre de impuestos EL DIA Octubre 20 de 1946 Del Programa del Partido 75 La supresión paulatina de los impuestos al trabajo nacional ya existentes y el rechazo de los nuevos que se quieran crear exceptuados los que graven la exportación en materias primas cuándo se extraigan del país con escasez o ningún beneficio para él como ocurre en la exportación de arena El Batllismo persigue la exoneración de toda carga impositiva al trabajo nacional Recién gravaría al propietario en el momento de la liquidación última de sus negocios vale decir en el momento de su muerte De esta forma el estado no vendría a perturbar la actividad y el desarrollo industriales sólo haría presente se acción al llegar el instante en que personas que casi no han contribuido con su trabajo a la formación de un bien dado entrarían a beneficiarse de él Batlle habló largamente sobre este tema Damos sólo algunos párrafos de sus magistrales discursos Por lo pronto yo propongo que el trabajo sea exonerado de impuestos El trabajo es siempre beneficioso para la sociedad Si extendemos la vista a la superficie de la tierra veremos que la naturaleza da el aire la luz el agua y algunos frutos pero que todo lo que representa bienestar para el hombre las ciudades los puertos los canales los caminos los puentes los telégrafos los ferrocarriles todo lo que constituye la civilización es la obra del trabajo Los mismos dones de la naturaleza no se obtienen sin trabajo porque es preciso casi siempre necesario extraerlos de donde se encuentran transportarlos al alcance del consumidor y todo eso es un trabajo Así pues aunque se exonere de impuesto al trabajo éste pagará esa generosidad con creces porque su obra será siempre grande y siempre pasará de una generación a otra y acabará por constituir la verdadera riqueza social la base del bienestar del hombre su adelanto y de su cultura Yo no he propuesto pues un impuesto durante la vida del que trabaja porque pienso que debe estimularse su actividad pero sí propongo que cuando el trabajador cese de existir la sociedad se apropie de una parte considerable de lo que deje Esto es lo fundamental de lo que he manifestado respecto al impuesto al trabajo En la convención agosto de 1925 Un hombre que ha trabajado y que puede vivir cómoda lujosamente cuando su negocio su trabajo le da el resultado que él esperaba es un estímulo para la actividad de los demás Lo que guía a un hombre a destinar su tiempo a una actividad productora es el empeño de satisfacer sus necesidades de realizar sus aspiraciones de ayudar a las personas a quienes profesa simpatía y considera dignas de su simpatía y si la sociedad o el Estado que es

    Original URL path: http://www.fedelagrotta.com.uy/%c2%a1el-trabajo-libre-de-impuestos-el-dia-%e2%80%93-octubre-20-de-1946/ (2016-02-15)
    Open archived version from archive

  • Domingo Arena. Biografía « El blog de Fede Lagrotta
    Garibaldi Historia impuestos José Artigas José Marti Julio Cesar Grauert Keynes Ley Libros lista 10 Manuel Flores Mora Max Weber medios de comunicación Montevideo noticias Palacio Legislativo Partido Colorado políticas de estado Revolución Quebracho Sociología vamos uruguay Vaz Ferreira Viajes Minientrada Domingo Arena Biografía Domingo Arena nació en Italia el 7 de abril de 1870 siendo sus padres Don Francisco Arena y Doña Ana di Lorenzo En 1877 llegó con su familia a Montevideo donde se radicó luego de un pasaje por el interior del país y donde un día la ley le otorgará derechos de ciudadanía uruguaya Cursó estudios universitarios graduándose en la Facultad de Medicina con el título de farmacéutico pasando luego a la Facultad de Derecho donde obtuvo con brillantes calificaciones su título de Abogado Durante sus años de estudiante ocupó un puesto en la Fiscalía de lo Civil de Montevideo donde alcanzó el cargo de adjunto Con una profunda vocación por las letras y dotado de un singular talento pronto demostró notables condiciones intelectuales revelándose un gran escritor con la publicación de trabajos literarios que pronto le dieron renombre Desde joven su inquietud de luchador lo inclinó a la militancia política desde las filas del Partido Colorado del que llegó a ser uno de sus grandes prohombres Fue en varias legislaturas diputado por Tacuarembó Soriano y Montevideo como asimismo Senador por Montevideo en 1903 en reemplazo del Señor Batlle y Ordóñez que renunció para ocupar la Presidencia de la República Fue Presidente de la Cámara de Diputados en varios períodos miembro de la Asamblea de Constituyentes de 1917 y gobernante formando parte del Primer Consejo Nacional de Administración de 1919 a 1925 Como periodista tuvo destacada actuación considerándosele uno de los más calificados en la prensa rioplatense y consagrando las condiciones de su personalidad desde la

    Original URL path: http://www.fedelagrotta.com.uy/domingo-arena-biografia/ (2016-02-15)
    Open archived version from archive

  • agosto « 2012 « El blog de Fede Lagrotta
    views El Colegiado en Uruguay Opinión de Batlle Arena y Frugoni 2 116 views REFORMAS POLÍTICAS EN EL URUGUAY COLEGIALISMO 2 051 views EL EJECUTIVO COLEGIADO EN EL URUGUAY ARTICULOS FUNDAMENTALES DE LA CONSTITUCIÓN DE 1917 2 030 views Trinidad Flores 19 de Setiembre 1 724 views Varios efectos del amor 1 661 views Giuseppe Garibaldi 1 586 views Propuestas en el Parlamento Actualizado 30 05 2012 1 126 views Violencia y Criminalidad en Uruguay Evolución 1 050 views Etiquetas Baltasar Brum Banda Oriental Batlle y Ordoñez caravana Cita ciudadanía Colegiado Colegialismo Constitución democracia demografía desarrollo diario el dia Domingo Arena Educación EMILIO FRUGONI energia Epitafio facultad Federico Lagrotta Filosofía fotos Garibaldi Historia impuestos José Artigas José Marti Julio Cesar Grauert Keynes Ley Libros lista 10 Manuel Flores Mora Max Weber medios de comunicación Montevideo noticias Palacio Legislativo Partido Colorado políticas de estado Revolución Quebracho Sociología vamos uruguay Vaz Ferreira Viajes Archive for agosto 2012 Minientrada Domingo Arena Biografía Domingo Arena nació en Italia el 7 de abril de 1870 siendo sus padres Don Francisco Arena y Doña Ana di Lorenzo En 1877 llegó con su familia a Montevideo donde se radicó luego de un pasaje por el interior del país y donde un día la ley le otorgará derechos de ciudadanía uruguaya More agosto 29 2012 No hay comentarios Minientrada Las características del modelo burocrático weberiano La burocracia supone autoridad y por lo tanto obediencia esto le imprime previsibilidad y rendimiento Las características principales de los funcionarios burocráticos son especialmente calificados abocados solamente a una tarea específica separada de cualquier otra actividad incluyendo la política y su imparcialidad en la toma de decisiones Así como la posibilidad de avanzar dentro de la organización de acuerdo a merito En palabras de Weber el gran instrumento de la superioridad de la

    Original URL path: http://www.fedelagrotta.com.uy/2012/08/ (2016-02-15)
    Open archived version from archive

  • Domingo Arena – Cuadros Criollos – Un baile en la frontera. Parte II – Final « El blog de Fede Lagrotta
    El deseo que todos tenían de bailar a la vez y la falta de espacio para el desahogo suficiente impusieron la necesidad del orden y para sostenerlo la creación de un bastonero Por unanimidad recayó el nombramiento en un indio descarnado que parecía muy entrado en años por la rala y cerdosa barba ya encanecida y que desde época inmemorable desempeñaba ese puesto en todos los bailes del pago en muchas leguas a la redonda Y el bueno del tío Maneco le había tomado tanto cariño a su cargo que se hubiera dejado tajear en cualquier parte antes que verse desposeído de él en un baile donde asistiera En un decir Jesús como ellos decían organizó la manera de llenar debidamente sus funciones Al empezar cada pieza hacía formar las parejas las enumeraba cuidadosamente uno dos uno dos y después con voz de jefe bastante entonada gritaba bailen primeros y siéntense segundos para en seguida cuando le parecía haber transcurrido tiempo bastante se levantaba se levantaba si estaba sentado y gritaba siempre con el mismo tono y la misma voz siéntense primeros y bailes segundos Inútil es decir que todos obedecían sin replicar Es que sabían que el tío Maneco aguantaba pocas pulgas y que las pocas veces que alguien le había hecho poco caso se había retobao sacándolo del baile a empujones o cantándole el lomo a planchazos con el facón que nunca se le caía de la cintura A pedido general empezó una polka con relación Después de un momento de baile formaron todos una rueda aferrándose por las manos De rato en rato unas después de otras las parejas entraban al medio bailaban allí un momento y después de un alto de la música se decían entre sí uno de esos versitos tontos que nunca vienen al caso que se vienen repitiendo siempre los mismos desde que se usa entre ellos la polka como relación y que se van afeando en su estructura al pasar de unos a otros como las prendas de vestir que se estropean con el uso Llegó el turno a Lucas se paró la música y echado para atrás balanceando de un lado para otro su corpacho y muy conmovido dijo su verso a tropezones como si sus palabras tiritaran al asomar a su ancha boca El verso fue tan tonto como los otros le llamó cabellos dorados a sus renegridas motas pero a la pobre Goya le pareció tiernísimo tembló toda como si se le volcara el corazón dentro del pecho y no contestó Quedó tan turbada que de los muchos versos que sabía no contestó ninguno y hubo que desempeñarla haciéndolo con mucho acierto una chinita que les había seguido la pista toda la noche Ya el viento bramaba entonces con fuerza y los bailarines hasta entonces indiferentes no pudieron menos que notarlo La madrugada a pesar de la luna la oscurecían grandes nubes que se iban acumulando en el cielo En eso el viento que entraba por las rendijas apagó

    Original URL path: http://www.fedelagrotta.com.uy/domingo-arena-cuadros-criollos-un-baile-en-la-frontera-parte-ii-final/ (2016-02-15)
    Open archived version from archive

  • Domingo Arena – Cuadros Criollos – Un baile en la frontera. Parte I « El blog de Fede Lagrotta
    un banco dos sillas desvencijadas y dos cajones Adentro el calor sofocaba Salí tendime en el recado cerca de la puerta del rancho y desde allí resolví asistir a la extraña fiesta Sentado en el rincón más próximo a la puerta estaba el músico pero no era el músico criollo templando su armoniosa guitarra pues la degeneración del gaucho en nuestra frontera al ponerse en contacto con otras razas y por consiguiente con otras costumbres lo ha hecho olvidar casi por completo su querido instrumento que parecía creado expresamente para él y era el único que sabia reflejar las vibraciones de sus sonoras cuerdas la dulce melancolía de su carácter viril El que estaba allí tocaba sólo el acordeón que es lo más detestablemente prosaico y barullento que se conoce y en aquel momento se esforzaba por arreglar uno que parecía hallarse en muy mal estado En esto aumentaron la luz pegando una vela encendida contra la pared y salieron como de una cueva seis u ocho mujeres entre chinas y morenas y como ya los bailarines que se habían anticipado bastante esperaban con impaciencia las barajaron antes que tuvieran tiempo de sentarse y empezaron a pasearlas por la sala Entonces el pequeño acordeón que respiraba por las muchas heridas de su viejo fuelle moduló una polka con sonidos débiles y destemplados sólo comparables a los lloriqueos de un niño soñoliento y enfermizo a quien las molestias de su mal no dejaran dormir Ayudaba sus débiles notas el músico entonando una canción con voz no menos llorona que la del mismo acordeón y acompañaba el compás con fuertes y continuos zapateos Al compás de esta desacompasada batahola las parejas bailaron sin descanso jadeando un rato Las mujeres vestidas con trajecitos de colores chillones y calzando algunas alpargatas viejas y los hombres más variados unos con botas otros con pañuelos de distintos colores atados al cuello de muchas maneras Y por mucho tiempo siguieron la interminable pieza callados con los rostros sudorosos apretándose sin lástima respirando aquel aire caldeado por sus ardientes alientos enturbiado más y más por el polvo que se levantaba y en el cual al poco rato la vela y el candil brillaban en medio de una aureola como los faroles de la calle en una noche de cerrazón Acabada la polka corrió de mano en mano una copa sin pie llena de caña destinada a dar aliento a los bailarines y en seguida como si no quisieran perder un minuto empezaron un schotis entre alegres insinuaciones Y aquí vuelta el acordeón a sus chillidos el músico a su monótono canto y las parejas a sus vueltas continuas Ahora bailaban también los chicos de ocho a diez años y con la apertura en medio de la semioscuridad parecían perdidos entre las pernas de los grandes Había un detalle más se colocaban en rueda para ir cambiándose las parejas entre sí y éstas a cada dos vueltas de la pieza y al grito de nos juntamos se abrían hombres

    Original URL path: http://www.fedelagrotta.com.uy/domingo-arena-cuadros-criollos-un-baile-en-la-frontera-parte-i/ (2016-02-15)
    Open archived version from archive